Principes del fuego solar

CRUZANDO LA ESTEPA

Hemos recuperado a Tamullin, pero sigue influenciada por el escarabajo. Debería haber rescatado a los otros?
En las llanuras herbosas nos encontramos con una situación curiosa. Dos hombres galopando a lomo de camellos huyendo de algo que hace ondular el pasto.
La criatura o criaturas en cuestión son un diosecillo defendiendo su dominio con unos seguidores peculiares.
Mi compañero ha acabado con el dios menor, una curiosa criatura de la naturaleza que no tuvo ni una oportunidad.
Los hombres que eran perseguidos son unos comerciantes que se apropiaron de 30 libras de arena cantarina en el territorio que el espíritu custodiaba. Mi compañero ha hecho buenas migas con ellos. Nos han ofrecido parte de los beneficios por acudir en su ayuda. Dejo que mi compañero se encargue de eso, yo prefiero ir a la plaza a llevar a Tamullin ante la Abuela Brillo.

Nuestras búsquedas están relacionadas, pero la información que Abuela Brillo nos da es otro nombre, Ulito Swan, hija del anterior Censor de la Burocracia Celestial, un dragón menor llamado Swan y muy apreciado por todos. Tan apreciado que el nuevo Censor, Won Bonguerok, es mas conocido por ser “el sucesor de Swan” que por su nombre, lo cual no le hace demasiada gracia y le ha creado una especie de espíritu de contradicción, hace todo lo contrario que hacía Swan.
Ulito Swan se encuentra en la Embajada de la Llama Ordenada, en Chiaroscuro. Abuela Brillo nos ha conseguido una cita con ella.
Ulito Swan nos muestra cual es el problema común que tienen nuestros dos pueblos natales. Las Líneas Dragón han sido alteradas de una manera sutil y ello ha provocado que en el pueblo de mi compañero la deidad local se quedara sin energía y solicitara sacrificios humanos, en los que perecieron toda su familia. En mi caso, el Valle del Loto Prohibido recibe ahora demasiada energía que afecta negativamente a la salud de sus gentes.
Las modificaciones hechas han sido mínimas, pero, aunque por sí solas no basten para alterar una línea dragón, en su conjunto han desviado una o varias, de forma que la energía comienza a acumularse peligrosamente en el sur, entorno a Gema.
Hemos aceptado la tarea de investigar lo sucedido. Los cambios fueron inspirados a personas importantes e influyentes en cada lugar a través de sueños. Lo triste es que la mayoría de los cambios han sido un beneficio para la población donde se encuentran. Aunque lo más rápido sería destruir esas construcciones nuevas, los habitantes no se lo van a tomar a bien y tampoco me parece justo. Lo ideal, como he comentado en los informes enviados desde cada pueblo, sería hacer unos pequeños ajustes (realizar unas construcciones) para realinear las lineas dragón, pero eso también supone mucho dinero que nadie parece dispuesto a desembolsar.
El primer sitio que hemos visitado es una presa.
La presa ha proporcionado unos inmejorables terreno de cultivo a los habitantes del pueblo cercano, Canción del Río.
Subí a la presa para encontrar una solución geomántica que solucionara el problema sin tener que destruir la presa. En uno de los maderos que forman el muro de contención de la presa había algo extraño que llamó mi atención. Caminando sobre una pequeña pasarela llegué hasta donde había visto un destello metálico, algo brillaba a poca profundidad pegado a los troncos. Con mucho cuidado intenté alcanzarlo, pero estaba mas lejos de mi alcance de lo que parecía y acabé cayendo al agua. Mis ropas me dificultaban los movimientos y algo me agarró de un pie y tiró de mi hacia el fondo. La presa era mucho mas profunda de lo que pensaba y pese a mis esfuerzos la luz de la superficie comenzaba a apagarse. Sentía como si me fueran a estallar los pulmones y por mas que me esforzaba no conseguía subir ni un ápice. Sentía una imperiosa necesidad de inhalar, aunque solo había agua alrededor. Finalmente, todo se oscureció y perdí el conocimiento.

Gokune Moxte

Era el segundo día que recorría los fondos del lago buscando a ese elemental que había decidido molestar a los habitantes de Canción del Río. Se supone que esta región esta bajo el mandato de la Emperatriz Escarlata, pero desde que llegué lo único que he visto ha sido a la guarnición local haciendo tratos mercantiles con la nobleza local, y poco o nada de mantener el orden del Reino. Tal vez hastiado de esa situación me presenté voluntario para ayudar con un grupo de elementales que están causando problemas.
Uno de ellos, una ondina, se dedicaba a ahogar a los animales que se acercaban a beber al lago de Canción del Río, pero incluso con mis habilidades para ver y moverme en el agua como si fuese aire no encontraba donde se escondía.
De repente, allí estaba, justo delante mio. Saqué mis dagas de jade dispuesto a terminar rápido. La criatura estaba cerca de la superficie, observando a una joven que miraba el agua. Antes de que pudiera llegar hasta ella, la agarró y la hundió en el agua.
Desenfundando mis dagas de jade, me lance rápido a destruir al engendro, pero éste, con una sonrisa, empujó con una fuerte corriente a la joven contra mi. El golpe me dejo aturdido y vi como la ondina se alejaba. Aún estaba a tiempo de alcanzarla, pero la joven que había usado de proyectil no se movía y se deslizaba hacia el fondo. Escogí salvar a la muchacha. Cuando la saqué del lago no respiraba. La envolví con mi capa, y la lleve a la posada. Espere un rato hasta que vi que estaba fuera de peligro antes de volver al lago. Seguro la ondina estaría aún cerca.

Comments

simaehl umerue

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.