Principes del fuego solar

UN NUEVO COMIENZO

Carta de akuma en pergamino

Si estás leyendo esta carta, quiere decir que quizás no nos veamos nunca más, al menos no como soy ahora.

Cuando empecé solo quería venganza por todas las muertes ofrecidas a aquel Dios, el sacrificio de mi familia. Pero con el tiempo, quizás la situación de esta ciudad me haya hecho preocuparme de esta gente de Gema como si fueran también los míos. Puede que, de alguna manera, me haya hartado de ver como los poderoso oprimen a los débiles.
Están estos llamados alquímicos. Pretenden un régimen de esclavitud por medio de la pérdida de voluntad, como si el olvido fuera la recompensa final a la vida. Todos seremos marionetas mientras estemos regidos por ellos. Una vez más el mal ha ganado y no he podido hacer nada.
Pero hay una forma, una manera de evitar que se extiendan como una plaga por el mundo, de conseguir detenerlos y castigarlos, no solo a ellos sino también a la verdadera mano tras todo lo sucedido, pues ellos son los causantes y deben de pagar, ellos y sus señores. Me refiero a Hacha de Hueso, el abisal que junto con Inué puso en marcha los acontecimientos que desembocaron en la batalla que la ciudad tenía perdida de una u otra manera. Y todo sin arriesgar nada, solo manejando los hilos como titiriteros. Deben ser castigados.
La única opción que tenemos se encuentra en un lugar recóndito. Deberás llegar a un gran desierto y viajar por él durante cinco días hasta que encuentres un lugar extraño y macabro. No temas, pues yo te envío y nada te ha de pasar. Te daré algo que te abrirá las puertas en donde encontraras al único que puede ayudarte a conseguir nuestros fines. Tiene muchos nombres y solo unos pocos conocemos el verdadero. Le llaman Orpheus. Debes buscarlo allí y cuando lo encuentres debes decirle que yo te envío.
Y aquí mi regalo de despedida. Mirto, todo este tiempo has sido como una buena hermana para mí. Siento no haber podido ser nada más. Mi regalo es mi verdadero nombre, Mitra, el primer amanecer del desierto.
Quiero pensar que algún día conseguirás volver y quizás no tengamos que luchar, quizás puedas quitarme esa extraña gema que me pondrán y poder volver a ser el que fui. Quizás todo vaya bien, pero temo que solo sean sueños sin esperanza.
Encuentra a Orpheus y entrégale la segunda carta que te doy y la gema, él sabrá que hacer. Sois mi última esperanza mientras me sumo en la oscuridad y el olvido de mano de los alquímicos. No dejes que mi sacrificio sea en vano.

Comments

simaehl umerue

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.