UN POCO DE HISTORIA

Los Primordiales gobernaban la Creación (la hicieron ellos).
Los dioses, creados por los Primordiales para servirles se rebelaron y fueron ayudados por Autocton y Gaia (dos Primordiales). Autocton creó la Exaltaciones y se las entregó a las Cinco Doncellas, a la Luna y al Sol Invicto.
Las cinco almas de Gaia crearon a los Dragon Blooded (nueve mil novecientas mujeres y cien hombres).
Los Exaltados mataron a unos cuantos Primordiales que se convirtieron en los Nuncanacidos (Neverborn) (porque los Primordiales son tan grandes que no podían entrar en el ciclo de vida-muerte de la Creación). Empezaron a caer hacia un lugar llamado Oblivion (Olvido), pero poco antes de llegar se quedaron varados, porque la Creación les hace de ancla y no permite que sean completamente olvidados.
A su alrededor empezó a formarse el Submundo y aparecieron los fantasmas (gente que se resiste a entrar en el ciclo natural de la reencarnación).
Los Primordiales que se rindieron fueron desterrados de la Creación. Se les mató el alma-fetiche, la parte más importante de sus almas. Además se usó el cuerpo de Malfeas y Cecelyn para crear la prisión que los contendría. Se les conoce como Yozis.
Dos primordiales escaparon, pero uno volvió y estuvo a punto de ganar a los dioses, pero fue muerto. El segundo desapareció, no se sabe dónde está.
Malfeas es una ciudadela del tamaño de la Isla Bendecida, rodeado por un gran desierto infinito que es el cuerpo de Cecelyn (curiosamente, cuando apareces en Cecelyn siempre te encuentras a una distancia de cinco días hasta Malfeas, independientemente de la velocidad a la que viajes).
El dragón de Ébano, junto con otros cuatro Yozis (Malfeas, Cecelyn, Andorjan y Aquella que Vive en su Nombre) encontraron la manera de romper la Prisión de Jade en la que los Siderales habían atrapado a las Exaltaciones Solares, pero no tenían forma de ejecutar el plan. Se pusieron en contacto con los Nuncanacidos, que tenían trece sirvientes muy poderosos, los Señores de la Muerte. Acordaron con ellos a cambio de cincuenta exaltaciones, enseñarles a romper la prisión de jade y como modificar las exaltaciones. Los señores de la muerte construyeron una bestia hecha de acero de almas y hueso para romper la prisión, pero cuando la rompieron solo pudieron atrapar la mitad de las trescientas exaltaciones encerradas, cincuenta para los Yozis y cien para los Nuncanacidos. Les enseñaron como hacer que las exaltaciones volvieran a ellos al morir el recipiente.
El Ancla que usan los Yozis es una niña de unos once años llamada Lilium. Dentro de su cuerpo están las exaltaciones sin recipiente.
LA PRISION DE JADE
Hace mas de mil años los siderales leyeron el porvenir y vieron solo tres posibles futuros:
- No hacían nada y la creación era destruida por los solares.
- Intentaban enmendar y guiar a los solares, pero este futuro se bifurcaba en un número incontable de posibilidades
- Mataban a los solares y los sustituían por los Dragon Blooded. La creación quedaba disminuida pero sobrevivía.
Así que junto con los Dragon Blooded, dieron el golpe y exterminaron a prácticamente todos los solares.
Las almas solares fueron al submundo y las exaltaciones fueron al despacho de Litek en Yu-Shan para ser limpiadas de sus recuerdos y devueltas a la creación, pero allí, un grupo de siderales había reducido a Litek y encerró las exaltaciones en una prisión que habían construido para luego arrojarla a la más profunda sima del océano.


Cuando un fantasma decide beber del Leteo, para olvidar y reencarnarse, se le concede la oportunidad de mandar un último mensaje a los vivos relacionados con su vida anterior.
En el momento en que se produjo la masacre de los solares, los nunca nacidos se revolvieron y dejaron salir del laberinto a espectros, hecatonquerías … etc que se lanzaron sobre Estigia, la capital del inframundo. Pero los trescientos fantasmas de los solares, junto con algunos Dragon Blooded y siderales muertos defendieron la ciudad de Estigia y vencieron. Terminada la batalla los Dragon Blooded y los siderales que habían luchado junto a los solares decidieron reencarnarse y se enviaron los mensajes.
Tanto los Siderales de la facción Oro como los de Bronce mandaron mensajes a sus congéneres siderales diciendo que tenían razón en cuanto a que los solares eran necesarios para la creación. En cambio, los solares mandaron sus propios mensajes anunciando lo acertado de su exterminación (se dieron cuenta de lo corruptos que se habían vuelto).
Trece solares decidieron hacer un trato con los Nuncanacidos y volvieron convertidos en Señores de la Muerte.

UN POCO DE HISTORIA

Principes del fuego solar simaehl simaehl